Perfil profesional del trabajador social

El Trabajador Social realiza su actividad profesional en múltiples y diversas áreas profesionales y ámbitos de desempeño siendo una profesión centrada en la acción social. Detecta y reconoce las problemáticas sociales y diseña estrategias de acción de cara a modificar la realidad social a través de la relación de ayuda a las personas –en un proceso de empoderamiento y prevención de disfunciones- y la dinamización de recursos institucionales y comunitarios, con la finalidad última de aumentar el bienestar. Surge de los ideales humanistas y democráticos, y sus valores se basan en el respeto a la igualdad, libertad y dignidad de todo ser humano siendo los derechos humanos y la justicia social los elementos constitutivos de la motivación y justificación de su ejercicio profesional. 

Definición del concepto de perfil

Para poder establecer el perfil profesional del trabajador social hemos seguido un proceso de elaboración del mismo en base al análisis de las áreas profesionales y ámbitos de desempeño, del análisis de funciones según las diferentes normativas –estatal, autonómica y local- para este perfil profesional en sus diversos ámbitos de actuación, en recomendaciones y resoluciones del Consejo de Europa y en la documentación elaborada por la Federación Internacional de Trabajadores Sociales en referencia a la profesión del Trabajador Social, así como en el documento “National Occupational Standards for Social Work” editado en Mayo de 2002 en Reino Unido.

Se entenderá por PERFIL PROFESIONAL DEL TRABAJADOR SOCIAL el Conjunto de competencias técnicas –conocimientos- (SABER), metodológicas –habilidades- (SABER HACER), de relación – participativas- (SABER ESTAR) y personales -cualidades y actitudes- (SABER SER) que permiten al Trabajador Social acceder a una determinada organización (DÓNDE) en la que desarrollará una función orgánica (QUÉ) desde una perspectiva profesional concreta (CÓMO)

El perfil profesional de una profesión es la descripción de competencias y capacidades requeridas para el desempeño de una ocupación, así como sus condiciones de desarrollo profesional. Está compuesto por la declaración de la competencia general, la descripción de unidades de competencia, las realizaciones profesionales y los criterios de realización o ejecución, independientemente del área profesional y/o ámbito de desempeño en el que desarrolle sus funciones.[1]

Para el desarrollo del Perfil Profesional del Trabajador Social se ha tomado como referencia la metodología utilizada por el MEC para la elaboración del “Catálogo de Títulos Profesionales”. Esta metodología se basa en el análisis de las cualificaciones requeridas para cada perfil, utilizando métodos cualitativos de recogida y procesamiento de la información proporcionada por los agentes sociales, especialistas y técnicos.

Asimismo, el perfil parte del concepto de competencia profesional utilizado tanto por el MEC como por el INEM, que no se centra únicamente en los conocimientos técnicos sino que tiene en cuenta todo aquello que rodea la profesión y que afecta al desarrollo y desempeño de la misma. Para ello se han identificado tanto los conocimientos como las destrezas, habilidades sociales y habilidades técnicas necesarias para el desarrollo de las diferentes tareas requeridas por el perfil del Trabajador Social. 

A continuación presentamos el PERFIL PROFESIONAL DEL TRABAJADOR SOCIAL BASADO EN COMPETENCIAS.[2]

COMPETENCIA GENERAL:

El /la Trabajador/a Social es un/a profesional de la acción social que tiene una comprensión amplia de las estructuras y procesos sociales, el cambio social y del comportamiento humano, que le capacita para:

·       Intervenir en las situaciones (problemas) sociales (de malestar) que viven individuos, familias, grupos, organizaciones y comunidades, asistiendo, manejando conflictos y ejerciendo mediación.

·        Participar en la formulación de las Políticas Sociales.

·        Contribuir a la ciudadanía activa mediante el empoderamiento y la garantía de los derechos sociales.

Todo ello con el fin último de contribuir junto con otros profesionales de la acción social a:

·        La integración social de personas, familias, grupos, organizaciones y comunidades.

·        La constitución de una sociedad cohesionada.

·        El desarrollo de la calidad de vida y del bienestar social.


Competencia Profesional I

Capacidad para trabajar y valorar de manera conjunta con personas, familias, grupos, organizaciones y comunidades sus necesidades y circunstancias. 

Competencia Profesional II 

Planificar, implementar, revisar y evaluar la práctica del trabajo social con personas, familias, grupos, organizaciones y comunidades y con otros profesionales. 

Competencia Profesional III 

Apoyar a las personas para que sean capaces de manifestar las necesidades, puntos de vista y circunstancias. 

Competencia Profesional IV 

Actuar para la resolución de las situaciones de riesgo con los sistemas cliente así como para las propias y las de los colegas de profesión. 

Competencia Profesional V 

Administrar y ser responsable, con supervisión y apoyo, de la propia práctica dentro de la organización. 

Competencia Profesional VI 

Demostrar competencia profesional en el ejercicio del Trabajo Social.




GLOSARIO DE TÉRMINOS


Área profesional: agrupación de funciones profesionales relacionadas. 

Ámbitos de desempeño: cada uno de los campos en los que el trabajador social ejerce su profesión.

Competencial laboral: aptitud de un individuo para desempeñar la misma función productiva en diferentes contextos y con base en los requerimientos de calidad esperados por el sector productivo. Esta aptitud se logra con la adquisición y desarrollo de conocimientos, habilidades y capacidades que son expresados en el saber, el hacer y el saber-hacer. 

Competente: persona que posee un repertorio d habilidades, conocimientos y destrezas, y la capacidad para aplicarlos en una variedad de contextos y organizaciones laborales. 

Criterios de realización: son “especificaciones” que para cada realización persiguen determinar el comportamiento de las personas correspondiente a los niveles de profesionalidad requeridos para un área ocupacional dada. Describen los resultados o “logros clave” que muestran la competencia profesional. Deben considerarse que son la respuesta encontrada por un grupo de expertos en el sector a la pregunta ¿Cómo puede saberse si una persona es competente, o está cualificado, en la realización profesional correspondiente? Expresan, por tanto, el nivel aceptable de la realización profesional que satisface los objetivos de las organizaciones productivas y deben permitir discernir la “realización profesional competente”. Son una guía para la evaluación de la competencia profesional. Cada criterio define una característica de la realización profesional bien hecha. La realización profesional “plenamente competente” o satisfactoria requiere satisfacer todos los “criterios de realización” de la misma. 

Perfil profesional: Es el conjunto de competencias técnicas, metodológicas, participativas y personales que permiten acceder a un determinado puesto de trabajo donde desarrollará una función orgánica desde una perspectiva profesional determinada. En este sentido es la referencia fundamental del currículo, ya que orienta el proceso formativo especificando las competencias que los sujetos desarrollan. 

Realización profesional: describe lo que las personas deben ser capaces de realizar en las situaciones de trabajo. Expresa los logros o resultados esperados que la persona debe ser capaz de demostrar para conseguir el rol de la correspondiente unidad de competencia. 

Unidad de competencia: conjunto de realizaciones profesionales con valor y significado en el empleo. Se obtienen por división de la competencia general de la figura profesional y deben tener sentido para la mayoría de los empleadores del sector. 

FUENTE: COMISIÓN MIXTA DEL PERFIL PROFESIONAL (CONSEJO GENERAL, Y ÁREAS DE CONOCIMIENTO DE TRABAJO SOCIAL Y SERVICIOS SOCIALES) 2003



[1] INEM. Metodología para la ordenación de la formación profesional ocupacional. Madrid, 1993.
[2] Esta parte del documento está basada en el trabajo realizado en el Reino Unido denominado "National Occupational Standardas for Social Work"